Hoy en día a nadie le extraña ir por la calle y ver que todo el mundo a su alrededor va absorto con su teléfono móvil. Lo vemos como algo normal y natural, el único rango de edad que quedaría fuera de esta norma general serían los niños y las personas mayores, y no siempre es así, ya que cada vez es más habitual ver al bebe en la sillita jugando con el teléfono de uno de sus padres y manejándolo como muchos ya quisiéramos. ¿Quién hoy por hoy no tiene móvil? Concretando más ¿quién hoy por hoy no tiene un smartphone? Está claro que es en la mayoría de los casos necesario el uso de estos ya sea por trabajo, por obligaciones familiares, etc.

      Ahora bien, alguien duda que esto supone un peligro para la circulación. Habitualmente nos hablan de lo peligroso que es usar el teléfono cuando se va conduciendo un vehículo, pero ahora vamos a ver que también supone un gran riesgo cuando es el peatón el que lo utiliza mientras transita por la calzada (o fuera de ella).

peaton

        Le llaman el “Peatón tecnológico”. El uso del teléfono supone habitualmente que, para empezar no vayamos mirando al frente, ¿Quién no se ha chocado con otro peatón mientras va escribiendo un mensaje? En este caso el peligro puede ser un simple empujón, pero si esto lo trasladamos a un cruce, aunque sea en una zona con paso de peatones (y no siempre es así ya que muchas veces no respetamos las normas básicas de tránsito) ya se convierte en algo más serio. Si vamos hablando o con los auriculares puestos podemos no oír un coche que se acerca y que no ha visto al peatón. Al no oír el coche el peatón no percibe el peligro y lo más problable es que cruce.

         En algunas ciudades del mundo como Washington DC ya existe un carril en las aceras, especial para peatones que van hablando por el móvil, con el fin de evitar este peligro.

carril peaton

        Por un accidente de estas características han sido ya atropelladas muchas personas, en concreto según cifras de la DGT estaríamos hablando de una quinta parte del total de muertes por accidentes de tráfico. La solución, si estás hablando, escribiendo un mensaje o similar no te expongas; detente, termina de hablar o escribir y continúa. Es cuestión de unos segundos, pero puede salvarte la vida.

           Piénsalo, la decisión final la tomas tú.

Autoescuela Cavia
Zaragoza