Finalizados los plazos establecidos por la UE para la introducción del etiquetado de neumáticos, a partir del próximo 1 de noviembre será obligatorio que todos los neumáticos que se comercialicen lleven la nueva etiqueta identificativa.

           Esta nueva etiqueta calificará tres aspectos fundamentales: RESISTENCIA A LA RODADURA (Ahorro de combustible), CALIDAD DE FRENADA (adherencia en superficie mojada) y RUIDO DE LA RODADURA (medido en decibelios)

CONSUMO DE COMBUSTIBLE. Es la primera escala que muestra la etiqueta, clasificando en color y de la A a la G el consumo de combustible atendiendo al coeficiente de resistencia a la rodadura del neumático. Un mismo vehículo con neumáticos de clase A puede llegar a consumir un 7,5% menos de carburante que si llevara unos neumáticos de la clase G.

ADHERENCIA. En la segunda escala que encontramos, se mostrara la capacidad de adherencia sobre una superficie mojada. Aquí también unos neumáticos de la clase A pueden reducir la distancia de frenado hasta un 30%, respecto a otros de clases G.

RUIDO AMBIENTAL. Por último se encuentra la clasificación de ruido ambiental y se expresa en decibelios. 3 ondas indican los niveles actuales, 2 ondas cumplen con la legislación futura y 1 onda indica que el ruido ambiental emitido se encuentra 3 db por debajo de los límites legales futuros. Un diferencia de 3 db significa un incremento en el ruido de un 100%.

AUTOESCUELA CAVIA

ZARAGOZA