Toda persona que oye por primera vez la palabra amaxofobia pone cara de extrañeza. Amaxofobia proviene de los términos griego “amaxos” que significa “carro”, y “fobia” que significa “temor, miedo”.
La persona que sufre de amaxofobia, hablamos de un 30% de los conductores, sienten un miedo irracional a conducir que hace que se tengan un cúmulo de sensaciones negativas como ansiedad (incluso angustia), pesadillas, sudores de manos, temblores, miedos irracionales que hacen que se conduzca con miedos y tensiones.
Esta situación no debe confundirse con esa inseguridad que se quita con la práctica de la conducción, pero no siempre es así y la amaxofobia requiere el correspondiente tratamiento.
Cierto grado de preocupación es bueno y aconsejable, pero las situaciones desagradables que antes comentábamos  suponen conducir con un grado de tensión para nada aconsejable y que llevan a la persona que sufre amaxofobia a desgastes extras en la conducción, obligándoles a esfuerzos de carácter intelectual extraordinarios para percibir los diferentes estímulos, seleccionarlos, compararlos con experiencias pasadas, decidir una respuesta adecuada y ordenar los movimientos a realizar en el tiempo correcto.
En Autoescuela Cavia contamos con un grupo de profesores de formación vial especialistas en el tratamiento de la amaxofobia, que trabajan adecuadamente el miedo a conducir con las técnicas adecuadas.
Las personas que sufren amaxofobia se sienten incomprendidas, además de resultarle difícil explicar lo que les esta pasando,  de la misma forma que a los demás les resulta incomprensible que se sientan así por el hecho de conducir.
Autoescuela Cavia
Zaragoza

ENTRADAS RELACIONADAS:

TIPOS DE AMAXOFOBIA